28 ago. 2013

Helado de vainilla y melocotón con crumble de avellanas




Tengo que confesar que este helado debería de llamarse "Helado de melocotón con un toque de vainilla" y no el nombre que habéis leído.
Mi gran torpeza con el tema de los dulces se extiende a los helados.
Aunque el resultado os aseguro que es buenísimo a mi me cuesta encontrar el gusto a melocotón y los que lo han degustado me cuentan que algo se nota..... lo dicen para animarme, claro.

La culpable, la vaina de vainilla y mi delirio por ella.
Confesar que durante muchos años la vainilla no me atraía, bueno la vainilla artificial e industrial  que  había probado. Pero una buena vaina de vainilla, es otra cosa. No pararía de olerlas!!
Así que eché toda la vaina a la mezcla y adquirió protagonismo en la receta.




Os tengo que explicar también que en esta ocasión he utilizado una heladera!!! Más contenta yo que unas castañuelas de no dejarme mis brazos removiendo... pero yo creo que también se puede hacer sin ella (os explico los pasos en el punto núm. 6)

Pero tengo una pregunta para expertas en helados. Os explico. Llevo tres helados hechos en este blog, no tengo mucha experiencia. El que más cremoso me ha quedado ha sido el de Coco tostado y sin embargo este y el que hice de Frutos rojos no me ha quedado con la textura tan cremosa, y ahí va la pregunta:

 ¿Esto es debido a la fruta que introducimos a la mezcla? 
¿ O simplemente es que me falta azúcar, matéria grasa... para que quede más cremoso?
¿Es normal que pase?

¡¡¡GRACIAS!!!! Y os dejo con la receta!!



HELADO DE VAINILLA Y MELOCOTÓN CON CRUMBLE DE AVELLANAS

3 melocotones medianos maduros
1 vaina de vainilla
6 yemas de huevo
250 ml de leche entera
300 ml de nata para montar
120 gr + 3 cucharillas de café de azúcar de caña 


-Para el crumble:

80 gr de mantequilla (debe estar un poco blanda)
80 gr de harina
70 gr de azúcar
70 gr de avellanas


1- Pelar y cortar a trozos los melocotones y en un bol los mezclamos con 3 cucharillas pequeñas de azúcar de caña, removemos y dejamos reposar (mínimo 30 min.)

2- Abrimos la vaina y extraemos ayudados de un cuchillo las semillas e introducimos en una olla (incluida la vaina) junto a la leche y la nata y el azúcar y llevamos a ebullición a fuego medio, removemos de vez en cuando. Reservamos

3- Batimos en un bol grande 6 yemas de huevo y le añadimos poco a poco la mitad (aprox.) de la mezcla anterior de la leche y removemos sin parar. Finalmente añadiremos toda la mezcla de la leche y la nata. 

4- Toda esta mezcla la tenemos que enfriar, para esto nos ayudaremos de un recipiente más grande que el bol que hemos utilizado y lo llenaremos de agua y mucho hielo, allí introduciremos el bol y cuando esté templado-frio finalmente lo introduciremos en la nevera durante 1h-2h ( sin la vaina de vainilla).

5- Mientras batiremos los melocotones hasta hacer un puré y lo añadiremos a la mezcla anterior pasada 1h o 2h y removeremos.

6- Si tenéis heladera, seguir las instrucciones del fabricante.
Si no es el caso podéis seguir estos pasos:
Verter toda la mezcla en un recipiente de plástico o acero inoxidable y siempre con tapa.
Durante la primera hora de congelación tenemos que batir o remover con una cuchara la mezcla cada 15 min. Durante la segunda hora, removeremos cada 30 min y a partir de la tercera hora no removeremos  y dejaremos congelar 3h más y entonces estará listo. En total son 5h de congelación

7- Precalentamos el horno a 180 ºC y preparamos el crumble mezclando en un bol el azúcar de caña, la harina y las avellanas troceadas. Cortamos la mantequilla a dados y la añadimos a la mezcla anterior ayudados con la mano. Mezclamos hasta que la mantequilla se haya integrado o fundido bien con los otros ingredientes

8- Extendemos papel de hornear en una bandeja del horno y añadimos la masa anterior desmenuzada, a trocitos unos 20 min. Al finalizar dejar enfriar y romper haciendo trocitos pequeños.

9- Servir la bola de helado espolvoreada de crumble.





Espero que os haya gustado,
Abrazos,

María Ángeles